23 diciembre 2006

UNA JOYITA

EN LA MIRA
EL CLUB NO DEPOSITO EL IMPUESTO A LAS GANANCIAS RETENIDO AL PLANTEL
Aguilar está más cerca del juicio oral El presidente, como representante principal de River, está visto como responsable de la omisión. El club ya pagó y está al día, pero las acciones siguen.
José María Aguilar, presidente de River, quedó más cerca de un juicio oral y público —que celebrará un Tribunal Oral en lo Penal Económico— por un supuesto delito impositivo que contempla penas que van de los 2 a los 6 años de prisión. La Sala B de la Cámara en lo Penal Económico confirmó ayer el procesamiento en primera instancia porque el club no depositó el impuesto a las ganancias retenido a sus jugadores profesionales durante el período que va del año 2001 a 2002. De todas formas, Aguilar apelará esta medida y en River consideran que el juicio se hará recién en tres años.
El artículo sexto del Régimen Penal Tributario, con el título de apropiación indebida de tributos, dice que "será reprimido con prisión de 2 a 6 años el agente de retención o percepción de tributos nacionales que no depositare, total o parcialmente, dentro de los diez días hábiles administrativos de vencido el plazo de ingreso, el tributo retenido o percibido, siempre que el monto no ingresado superase la suma de 10 mil pesos por cada mes". Según los jueces Carlos Pizzatelli, Marcos Grabivker y Gustavo Hornos coincidieron prima facie en que River violó el mencionado artículo y que Aguilar, como representante del club, debe ser sometido a juicio oral.
El dirigente fue procesado hace alrededor de un año por el juez en lo Penal Tributario Javier López Biscayart, pero la medida fue apelada y quedó a estudio de la Cámara en lo Penal Económico. En aquella oportunidad, además, el juez embargó a Aguilar en 150 mil pesos.
River dejó de pagar durante 9 meses entre 2001 y 2002. En la primera apelación, Aguilar señaló que "no tuvo intención de apropiarse de fondos que debían destinarse al pago de retenciones". Y que "dicho pago se concretó en cuanto se produjo un ingreso que lo permitió". River abonó ese dinero adeudado hace ya dos años —alrededor de 10 millones de pesos— cuando se concretó la venta de Martín Demichelis al Bayern Munich.
Aguilar le explicó anoche a Clarín: "Si pagábamos los impuestos, teníamos que cerrar el club porque no podíamos abonarle a los jugadores y a los empleados. Fue una decisión difícil, pero que había que hacer. Yo asumí totalmente la responsabilidad ante la Justicia porque eso debe hacer un presidente como líder político de un club. Fue una postergación de pago, no una deuda incobrable. De hecho, River ya está con todo al día. Considerar delincuente a quien se atrasó en el pago de las retenciones impositivas, cancelándolas íntegramente con su primer ingreso de importancia, es lisa y llanamente un despropósito".
Sin embargo, desde el juzgado actuaron convencidos de que "la ausencia de disponibilidad durante el período en cuestión no constituye una de las excusas admitidas por el derecho vigente". Por eso, el juicio sigue adelante y River apeló otra vez.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojala vayas preso ladron, hijo de un vagon de putas. Soy de River y me da verguenza tener un impresentable de presidente.
Sin ambargo, vos Bostero, sos cagon, sos cagon.

Marcelinho carioca dijo...

Hola que tal: una pregunta : que les queda por ganar?, ah , cierto la gran final de la Recopa con el gran Arsenal pero de Sarandi, eh,y de paso la segunda preguntita . cuando juegan con el Manchester de Tevez y Ronaldo?
Jijijijiji, espero que para estos partidos puedan conseguir arquero con manos.